Hasta los cielos llega tu misericordia

Escrito el 13/10/2022
Raul Villarreal

1 Samuel 7:3-14 (RV1960) 

3 Habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y sólo a él servid, y os librará de la mano de los filisteos.

4 Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo a Jehová.

5 Y Samuel dijo: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros a Jehová.

6 Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua, y la derramaron delante de Jehová, y ayunaron aquel día, y dijeron allí: Contra Jehová hemos pecado. Y juzgó Samuel a los hijos de Israel en Mizpa.

7 Cuando oyeron los filisteos que los hijos de Israel estaban reunidos en Mizpa, subieron los príncipes de los filisteos contra Israel; y al oír esto los hijos de Israel, tuvieron temor de los filisteos.

8 Entonces dijeron los hijos de Israel a Samuel: No ceses de clamar por nosotros a Jehová nuestro Dios, para que nos guarde de la mano de los filisteos.

9 Y Samuel tomó un cordero de leche y lo sacrificó entero en holocausto a Jehová; y clamó Samuel a Jehová por Israel, y Jehová le oyó.

10 Y aconteció que mientras Samuel sacrificaba el holocausto, los filisteos llegaron para pelear con los hijos de Israel. Mas Jehová tronó aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, y los atemorizó, y fueron vencidos delante de Israel.

11 Y saliendo los hijos de Israel de Mizpa, siguieron a los filisteos, hiriéndolos hasta abajo de Bet-car.

12 Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó Jehová.

13 Así fueron sometidos los filisteos, y no volvieron más a entrar en el territorio de Israel; y la mano de Jehová estuvo contra los filisteos todos los días de Samuel.

14 Y fueron restituidas a los hijos de Israel las ciudades que los filisteos habían tomado a los israelitas, desde Ecrón hasta Gat; e Israel libró su territorio de mano de los filisteos. Y hubo paz entre Israel y el amorreo.

 

  1. Pasando por situaciones difíciles, Él ha estado con nosotros

 

Salmo 23:4 (RV1960) 

4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

 

Isaías 43:1-2 (RV1960) 

1 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.

2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.


 

Jeremías 33:10-11 (RV1960) 

10 Así ha dicho Jehová: En este lugar, del cual decís que está desierto sin hombres y sin animales, en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, que están asoladas, sin hombre y sin morador y sin animal,

11 ha de oírse aún voz de gozo y de alegría, voz de desposado y voz de desposada, voz de los que digan: Alabad a Jehová de los ejércitos, porque Jehová es bueno, porque para siempre es su misericordia; voz de los que traigan ofrendas de acción de gracias a la casa de Jehová. Porque volveré a traer los cautivos de la tierra como al principio, ha dicho Jehová.

 

Isaías 51:2-3 (RV1960) 

2 Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo bendije y lo multipliqué.

3 Ciertamente consolará Jehová a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de Jehová; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto.

 

  1. Damos gracias porque hemos visto su favor en nuestras vidas.

 

Hebreos 12:26-28 (RV1960) 

26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.

27 Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.

28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;

 

Colosenses 3:16-17 (RV1960) 

16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

 

  1. Él es bueno y para siempre es su misericordia.

 

Salmo 100:4-5 (RV1960) 

4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza;

Alabadle, bendecid su nombre.

5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones.

 

Salmo 107:1-9 (RV1960) 

1 Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia.

2 Díganlo los redimidos de Jehová, Los que ha redimido del poder del enemigo,

3 Y los ha congregado de las tierras, Del oriente y del occidente, Del norte y del sur.

4 Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, Sin hallar ciudad en donde vivir.

5 Hambrientos y sedientos, Su alma desfallecía en ellos.

6 Entonces clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones.

7 Los dirigió por camino derecho, Para que viniesen a ciudad habitable.

8 Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

9 Porque sacia al alma menesterosa, Y llena de bien al alma hambrienta.

 

Salmo 36:5 (RV1960) 

5 Jehová, hasta los cielos llega tu misericordia, Y tu fidelidad alcanza hasta las nubes.

 

Salmo 103:15-18 (RV1960) 

15 El hombre, como la hierba son sus días; Florece como la flor del campo,

16 Que pasó el viento por ella, y pereció, Y su lugar no la conocerá más.

17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos;

18 Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

 

Salmo 118:1-5 (RV1960) 

1 Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia.

2 Diga ahora Israel, Que para siempre es su misericordia.

3 Diga ahora la casa de Aarón, Que para siempre es su misericordia.

4 Digan ahora los que temen a Jehová, Que para siempre es su misericordia.

5 Desde la angustia invoqué a JAH, Y me respondió JAH, poniéndome en lugar espacioso.    

 

  1. Conclusión.

 

Salmo 107:20-22 (RV1960) 

20 Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina.

21 Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres;

22 Ofrezcan sacrificios de alabanza, Y publiquen sus obras con júbilo.

 

Salmo 147:7-14 (RV1960) 

7 Cantad a Jehová con alabanza, Cantad con arpa a nuestro Dios.

8 El es quien cubre de nubes los cielos, El que prepara la lluvia para la tierra, El que hace a los montes producir hierba.

9 El da a la bestia su mantenimiento, Y a los hijos de los cuervos que claman.

10 No se deleita en la fuerza del caballo, Ni se complace en la agilidad del hombre.

11 Se complace Jehová en los que le temen, Y en los que esperan en su misericordia.

12 Alaba a Jehová, Jerusalén; Alaba a tu Dios, oh Sion.

13 Porque fortificó los cerrojos de tus puertas; Bendijo a tus hijos dentro de ti.

14 El da en tu territorio la paz; Te hará saciar con lo mejor del trigo.




 

Salmo 136 (RV1960) 

1 Alabad a Jehová, porque él es bueno, Porque para siempre es su misericordia.

2 Alabad al Dios de los dioses, Porque para siempre es su misericordia.

3 Alabad al Señor de los señores, Porque para siempre es su misericordia.

4 Al único que hace grandes maravillas, Porque para siempre es su misericordia.

5 Al que hizo los cielos con entendimiento, Porque para siempre es su misericordia.

6 Al que extendió la tierra sobre las aguas, Porque para siempre es su misericordia.

7 Al que hizo las grandes lumbreras, Porque para siempre es su misericordia.

8 El sol para que señorease en el día, Porque para siempre es su misericordia.

9 La luna y las estrellas para que señoreasen en la noche, Porque para siempre es su misericordia.

10 Al que hirió a Egipto en sus primogénitos, Porque para siempre es su misericordia.

11 Al que sacó a Israel de en medio de ellos, Porque para siempre es su misericordia.

12 Con mano fuerte, y brazo extendido, Porque para siempre es su misericordia.

13 Al que dividió el Mar Rojo en partes, Porque para siempre es su misericordia;

14 E hizo pasar a Israel por en medio de él, Porque para siempre es su misericordia;

15 Y arrojó a Faraón y a su ejército en el Mar Rojo, Porque para siempre es su misericordia.

16 Al que pastoreó a su pueblo por el desierto, Porque para siempre es su misericordia.

17 Al que hirió a grandes reyes, Porque para siempre es su misericordia;

18 Y mató a reyes poderosos, Porque para siempre es su misericordia;

19 A Sehón rey amorreo, Porque para siempre es su misericordia;

20 Y a Og rey de Basán, Porque para siempre es su misericordia;

21 Y dio la tierra de ellos en heredad, Porque para siempre es su misericordia;

22 En heredad a Israel su siervo, Porque para siempre es su misericordia.

23 El es el que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros, Porque para siempre es su misericordia;

24 Y nos rescató de nuestros enemigos, Porque para siempre es su misericordia.

25 El que da alimento a todo ser viviente, Porque para siempre es su misericordia.

26 Alabad al Dios de los cielos, Porque para siempre es su misericordia.



















 

VERSÍCULOS DE APOYO

 

Lucas 17:11-19 (RV1960) 

11 Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.

12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos

13 y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!

14 Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.

15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,

16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.

17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?

19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

 

Apocalipsis 7:9-12 (RV1960) 

9 Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;

10 y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.

11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios,

12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.